viernes, 16 de noviembre de 2007

Situación: Acoso


Me dice mi amiga que ella fue acosada por alguien en una situación determinada, se sentía abatida, desvalida, apocada, y culpable…yo me pregunto ¿culpable de qué?, no puede la oveja sentirse culpable porque el coyote la hace su presa y se la come. Hablemos perros disfrazados de ovejas.

Acoso

Denominamos el mobbing, el bullying, el burnout, la violencia doméstica también va en esto, como acoso psicológico o moral. Intento de agredir reiteradamente con actos de carácter hostil y abusivo, en forma de palabras, gestos, indiferencia y silencio. Si estos actos se repiten, una y otra vez, no como hechos esporádicos, aislados, raros, puntuales, una vez a las quinientas, sino que más bien se repiten y repiten una y otra vez, estamos frente al acoso.

Algunos denominan acoso moral porque corresponde al aspecto ético y otros lo denominan psicológico, lo cierto es que se trata de la misma cosa. Textualmente: En cualquier caso, corresponde a un tipo de acción que agrede la dignidad de la persona, con el propósito de «intimidar, apocar, reducir, aplanar, amedrentar y consumir, emocional o intelectualmente, a la víctima», en palabras de Iñaki Piñuel, psicólogo de la Universidad de Alcalá.

Más claro que esto ni el agua.

Si pensamos, sentimos, expresamos diferencia alguna con alguien sobre algo eso no es acoso. Una broma pesada, un castigo, una pelea de pareja, una discusión no es acoso.

Para que se dé el acoso entre acosador y acosado se establece una relación dominador-sumiso característica del acoso, es una relación basada en el poder y el dominio no en la igualdad. El acosador busca dañar y la victima se sentirá indefensa.

Textual: Tanto acosado como acosador, víctima o agresor, tienen sentimientos enfermizos, falta de capacidad de felicidad y su personalidad está desestructurada y rota.

La personalidad acosadora se caracteriza por una gran insatisfacción personal, menosprecio propio, cree que si ataca a quien lo “opaca” conseguirá reconocimiento, se siente poco valioso y trata de hacerse valer imponiéndose y desvalorizando, es negativo, competitivo, tiene miedo a la amenaza, vengativo, inseguro, con una gran dificultad para controlar la rabia (poco control de los impulsos), falta de responsabilidad de sus actos, no están contentos consigo mismos, a lo mejor tampoco estén contentos con su existencia. Estos sujetos a veces no desean existir y sienten que los demás deben pagar por este hecho, si siento que no valgo, tengo que pelear por reconocimiento, voy a pasar la factura.

La personalidad de acosado, puede haber una personalidad de sentirse víctima en la vida. Personalidad vulnerable, defensiva, desconfiada de sí misma, con falta de habilidades sociales y escasas relaciones. En estas situaciones se vive un “miedo enfermizo”; miedo a perder algo, reputación, bienes materiales, hasta la dignidad, lo cual hace que defensivamente se trate de proteger aquello que se teme perder.

Textual: Con lo que hay que estar atentos es saber a qué no estamos dispuestos a renunciar, y sabremos a qué tenemos más miedo.

¡¿Y ahora…qué hago?!

Reflexionemos juntos con el autor, el dice que lo mas valioso es nuestra existencia, si mi vida es buena o mala no importa, lo mas valioso es mi vida. Una agresión psicológica puede hacer que yo piense que no valgo nada, pero si me baso en el hecho que mi vida es lo mas valioso que tengo entonces, no habrá nadie que pueda dañar nuestro máximo valor, nuestra vida es lo mas valioso, ya pueden decirnos lo que quieran. Yo tengo mi propio valor, lo que piense alguien de mi, que por cierto esta en su derecho de pensar, no me afecta porque yo se lo que valgo, esta es la clave. Si nos conocemos, y nos aceptamos tal y cual somos, y con todo eso lo bueno y lo malo nos amamos, por lo tanto nos respetamos, nunca permitiremos que alguien nos acose, y por cierto no seremos acosadores. La realidad constatada y aceptada con alegría de estar vivos.

Si nos hacemos un ideal de “jefe”, “empleado”, “hijo”, “pareja”, y no aceptamos la realidad de los que tenemos al lado, nos meteremos en una relación enfermiza porque pelearemos porque la idea que tenemos de “jefe”, “empleado”, “hijo”, “pareja”, no corresponde con la realidad y trataremos que nuestro ideal prevalezca, esta frustración entre lo que quiero que sea y lo que “es” puede originar las posibles razones para el acoso. Qué pasa si tengo un hijo no deseado y encima es torpe, poco inteligente, feo, desaliñado, pero ¡claro! Con quien estoy comparandolo, con mi ideal de “hijo perfecto para mí” soy egoísta en pensar que “debe ser de tal y no de cual modo”, entonces arremeto contra él porque no es como yo quiero que sea. Extrapola esta situación al trabajo, a la pareja, a ti mismo, y tendrás la tierra de cultivo lista para una relación de acosador acosado. Si le digo a mi hijo que lo amo a pesar de no ser como yo quisiera que es, y dejo de mirarme a mi misma para mirarlo a él y descubrirlo tal cual es con sus virtudes y defectos, habré dado un gran paso, dejaré de soñar con lo que quiero que sea (irrealidad) y viviré con los pies en la tierra aceptando y amando la realidad.

Esto sirve para mí también, si me veo como soy no como quisiera ser, me acepto como soy no como quisiera ser, y me perdono por no ser lo que quisiera ser, dejare de acosarme y acosar.

http://www.observatoriodigital.net/bol358.htm#Articulo%201

El profesor Barón Duque expone un análisis de los aspectos más importantes de la situación de acoso psicológico.

1- La motivación del acosador: El acosador tiene un motivo para procurar la destrucción de su víctima, que es siempre un beneficio a alcanzar. A veces, el beneficio es hacer desaparecer a un individuo que estorba. O bien que le perjudica con su presencia.

2- La naturaleza del acosador: Es preciso carecer de esa cualidad de empatía. En numerosas ocasiones el acosador es una persona sumamente envidiosa.

3- Los medios del acosador: El acosador cuenta con la posibilidad de utilizar una serie de recursos a los que la víctima no tiene acceso. Disfruta de una posición de superioridad.

4- La oportunidad del acosador: El acosador dispone de tiempo y de oportunidad para lograr el desgaste progresivo de su víctima. El acosador dispone de muchos y largos meses para humillar a su víctima hasta vencer su resistencia.

5- El desgaste de la víctima: El efecto del acoso es el desgaste de la víctima tanto psíquico como físico.

6- El lugar del acoso: El verdugo se encuentra "en su casa", en su propio entorno. La víctima llega del exterior y desconoce los recursos y la infraestructura de la institución que la hostiga. El superior que acosa psicológicamente conoce las triquiñuelas, sabe de qué o de quién echar mano en cada momento.

(Estractos seleccionados por M. Parés del libro "¡No puedo más! " de Ana Martos Rubio)

Si eres victima de acoso, denuncia. Las victimas de acoso temen hacer pública su situación por muchas razones, entre ellas el que dirán, ¿serías capaz de acusar a alguien de haber sufrido ataque terrorista?, ¿sería capaz de acusar a alguien de haber sufrido acoso?, son lo mismo, agresiones inmerecidas.

Si gustas más información te invito a leer:

http://www.semergen.es/semergen2/microsites/manuales/mobbing/protagonistas.pdf

http://www.psicothema.com/psicothema.asp?id=3156

http://usuarios.lycos.es/agaval/imagenes/boletinuno.doc

http://www.el-refugioesjo.net/bib/dialectica_hegeliana.htm

6 comentarios:

poeta herido dijo...

no es culpable , es la naturaleza de ser atractiva... no crees?

poeta herido dijo...

no es culpable , es la naturaleza de ser atractiva... no crees?

Miyita dijo...

Por supuesto que no es culpable, acaso la rosa tiene la culpa de su perfume, o el mar? o tiene la culpa el sol de su iridiscencia? ¿quién tiene la culpa ser como su naturaleza lo hace? nadie. Si voy a ser simple, quien tiene la culpa es quien no tiene bien instaurado su control de impulsos. Gracias por participar con tu comentario, un abrazo.

Miyita dijo...

poeta, no puedo poner un comentario en tu blog, me gustó el último post y quería comentarlo, y .. bueno al rato intento de nuevo

Xaret dijo...

Muchas gracias por el comentario tan oportuno miyita.. hay ocasiones en que el acosado ignora serlo y en otras hasta lo disfruta.. nunca falta un roto para un descosido pues.. en todo caso el asunto será estar conciente y de acuerdo..

Miyita dijo...

gracias xaret por el comentario y tienes razón, igual como existe un mazoca existe un sadico, desgraciadamente no se dan cuenta que la relación es por demás enfermiza, ahora bien si no afecta a ninguna otra persona mas que sean felices por el resto de sus vidas, amén y con su pan se lo coman. Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails