miércoles, 24 de febrero de 2010

Siempre estoy para los amigos aunque me despierten de un rico sueñecito


El rington de mi celular suena y suena hasta despertarme, medio dormida aún contesto


-Alo- al otro lado la voz desesperada de Eduardo mi mejor amigo prácticamente grita


-Miyita ¿estás durmiendo? Óyeme son las 8 de la noche ¿tas enferma? ¿Qué te pasa?-


-Edu acabo de tomar una pastilla…bueno no acabo de tomarla, la tomé hace un rato y me da mucho sueño, ando medio mal con la migraña ya sabes-


-¡Ah no lo siento mucho! Te me levantas, te lavas la cara y te sientas en la pc ahorita mismo por favor necesito hablar contigo ¡urgente! ¡Estoy mal soy el perfecto imbécil Miyita! ¡Necesito desahogarme o muero!-



El fue mi paño de lágrimas muchas veces, realmente el único amigo al que pude contarle tantas cosas, quien me alentó cuando lo necesite, hace mucho tiempo que no hablamos ni damos largos paseos, vivimos lejos ahora, no coincidimos mucho en horarios tampoco por cosas de la vida.


Estamos en el msn hablando, más bien yo lo escucho, lo veo chupar cada cigarro hasta fumarse los impuestos (casi con el filtro incluido) 



-Ya, ya, es el último- aplasta el cigarrillo mientras cabizbajo, con los ojos tristes como hacía mucho no lo veía, parece más viejo, me lleva como diez años pero siempre se conservo bien.


-Tú me lo advertiste Miyita y yo juré que no me pasaría, a mi no pues, no soy un chiquillo, pero me ilusioné…si, lo admito, me creí el cuento completito, cuando él me decía que éramos tan similares yo imbécil suspiraba, que lástima que no podíamos vivir en el mismo país, siendo casi almas gemelas, le gustaba la forma en que hablaba el alemán, decía que mi voz era tan suave al pronunciarlo, ¡ay si soy un perfecto imbécil!-


Repite lo mismo otra vez, mira al techo como si le fuera a llegar repentinamente la respuesta, es extraño verlo así, siempre mesurado, tranquilo y reposado, este Eduardo alterado me apena profundamente porque sé que está dolido, profundamente dolido, y por lo visto humillado.



-Miyi- hace una pausa tomando aire fuertemente, soltándolo a la vez que sus hombros caen se toma la frente con la mano derecha, cierra los ojos para decirme que se tragó enterita la treta.



Conoció a este alemán en un chat, se hicieron amigos, intercambiaron correos, se enviaban mensajes, fotografías, y su nuevo amigo empezó a coquetear con él. 
Al principio le llamó la atención, era tan afectuoso, muy compañero, amigo, consejero, poco a poco la cosa paso al terreno más íntimo, los halagos no se hicieron esperar, las insinuaciones que en algunos momentos se hicieron declaraciones explicitas y afirmaciones de que le  interesaba mucho más que como amigo, pero siempre con una extraña sensación de ambigüedad, era como si un día avanzara un paso y al siguiente retrocediera cuatro, Eduardo estaba confundido pero disfrutaba enormemente esta situación que no podía catalogar. 



Un día Eduardo no lo encontró en msn así que fue a la sala donde se conocieron y lo encontró conversando alegremente, amistosamente, más bien demasiado amistosamente con tres chicos. 
Eduardo sorprendido entró en la conversación pero se cuido de demostrar sentimientos.
Luego en un susurro “su” alemán le dice que a él le encanta coquetear con todo el mundo, y descubre una relación con uno de los asistentes al salón. 



-Dijiste bien Miyita, no te ilusiones con alguien a quien ni siquiera viste la cara, a quien ni siquiera oliste, cuánta razón, ahora me siento un perfecto imbécil que hizo un castillo de naipes muy alto y se lo acaban de tirar de un manotazo, pero amiga, no entiendo porque hacerme todo el show, para qué diablos me dejo creer que yo le interesaba-



Son tantas las razones, algunos coleccionan corazones como otros estampillas, algunos el ego les pide tener una corte siguiéndolos embelesados, a otros les parece un deporte, y para otros es algo normal y ni siquiera ven en ello algún mal, no se percatan del daño que le pueden hacer a una persona que puede llegar a tomarse en serio las palabras que les dicen, en fin, son tantas las razones como chateros existan. Mi pobre Edu es un novato en esto de chatear.


Seguramente existen ciberelaciones hermosas y duraderas que se formaron en un chat o en el msn pero son muchas más las desilusiones, estas ciberelaciones exigen mucha confianza y cierta seguridad, mínimo mirar a los ojos de quien te demuestra algún tipo de interés que vaya más allá de la amistad. Como le dije a Eduardo, no creo en ciberelaciones particularmente, a lo mejor si son cortas y pasan a la relación personal puedan llegar a algo pero no me terminan de convencer.



Ya se me quitó el sueño por completo, invito a mi querido amigo a comer un pastel de limón la siguiente semana en casa, el trae el helado eso sí, no vamos a comernos un litro de helado de chocolate para ahogar las penas, vamos a comer una porción de pastel de limón light y helado sin calorías que ambos estamos a dieta, no faltaba más. 
Terminaremos cantando "no enamores no, no te enamores nunca de ese marinero bengalí".

2 comentarios:

alex dijo...

Yo de esas conozco un monton, y son realmente dolorosas.. la gente no se cuida de lo que dice por internet y la gente que pronto nos ilusionamos luego lo pasamos fatal..

hiciste bien en escucharle y darle tu apoyo.

Un beso cielo

Miyita dijo...

Otro besote enorme para ti Alex querido, es increible que existan tantos egoístas (es lo mínimo que puedo decirles) que como picaflores van de flor en flor y les importa un comino lo que hacen con el corazón de quien se los entrega inocentemente, a mi la verdad si los tuviera delante les estornudo en la cara para contagiarles el tremendo resfri que tengo!!! siiiii a ver si así aprenden que la gente no es juguete.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails